Los salteños rindieron homenaje a la Pachamama

La intendenta, Bettina Romero, participó junto a residentes de Iruya y vecinos, de la celebración ancestral en la Casona de Castañares.

El 1° de agosto de cada año los pueblos originarios de América Latina celebran el Día de la Madre Tierra, un ritual que consiste en pedir, bendecir y agradecer las buenas cosechas, el buen clima, la abundancia del suelo y los animales.

Esta ceremonia, que se ha extendido a través de los años, se consolidó y enriqueció con legados propios de cada comunidad como un fructífero aporte a la cultura e identidad de los argentinos.

Esta mañana, con la presencia de la intendenta, Bettina Romero, la Municipalidad llevó a cabo este tradicional ritual ancestral en el predio de la Casona Histórica de Castañares.

Cabe destacar que por tercer año consecutivo se realiza esta celebración en este punto de la ciudad con la participación de la comunidad.

Estuvieron presentes representantes de las comunidades migrantes, jóvenes de la zona norte de la capital, niños de la Fundación Crios; cuerpo consular de Uruguay, Perú y Bolivia y vecinos.

“Desde el municipio celebramos el día de la Pachamama y tenemos el honor de hacerlo con los residentes de Iruya y con todos los vecinos de la zona norte. Es un día en donde se agradece a la madre tierra y se le rinde tributo. Acompañamos y compartimos en comunidad esta tradición ancestral que es parte de nuestra cultura e identidad que nos define”, destacó la intendenta Bettina Romero.

Por su parte, Silveria Subelza, residente de Iruya, expresó: “Esto significa agradecerle a nuestra madre tierra. Ella nos fortalece y nos da frutos. Dentro de poco comenzamos la siembra, y es importante agradecerle y pedirle a la Pachamama que también nos da los alimentos para nuestros animales”

El ritual estuvo a cargo del Centro de Residentes Iruyanos en Salta y comenzó con la apertura y preparación del mojón. Siguió con el agradecimiento a la madre tierra acompañado de coplas andinas y tonadas de invierno.

Continúo con el tradicional convite con comidas y bebidas y luego se llevó a cabo el cierre del mojón con entrega del hilo Llojke.

Sobre el homenaje a la Pachamama

La Madre Tierra es una deidad venerada por ser generadora de la vida, símbolo de fecundidad por su capacidad para producir, bendecir y engendrar plantas, animales, alimentos y otros medios de subsistencia del ser humano.

Además, es adorada por los descendientes de pueblos originarios que habitan desde mucho antes que existieran las fronteras actuales.

Los orígenes de este culto se remontan a la época preincaica, antes de que la región fuera anexada al Tawantinsuyu o Imperio Inca.

Acompañaron a la intendenta, Bettina Romero, secretarios y subsecretarios del Ejecutivo municipal.

 

Etiquetas