El municipio celebró el Día Internacional y Provincial del Pueblo Gitano

Fue en el Museo de la Ciudad. Miembros de la comunidad Romani Gitana en Salta compartieron la historia del Holocausto Gitano, en el que perdieron la vida más de medio millón de personas.

El Museo de la Ciudad “Casa de Hernández” fue el escenario elegido por la colectividad Romani Gitana radicada en Salta, para compartir parte de su historia y su cultura en el Día Internacional del Pueblo Gitano. Participaron del acto, el subsecretario de Cultura, Rolando Arias y el equipo de la Subsecretaría de Contenidos, Participación Ciudadana y Asuntos Estratégicos del municipio. También asistieron los miembros de la comunidad Gitana, encabezados por Elizabeth Infante de Juan.

En 1971 se celebró en Londres el Primer Congreso Internacional Gitano en el que se institucionalizó la bandera azul y verde y el Himno Gitano: el Gelem Gelem. Una melodía y letra de origen popular indeterminado, compuesto por Jarko Jovanovic, recuerda a los gitanos y gitanas víctimas del nazismo. En recuerdo a aquel Primer Congreso se celebra cada 8 de abril el Día Internacional del Pueblo Gitano. Pero, “hoy para nosotros es un honor contarles que Salta también contempla el Día Provincial del Pueblo Gitano, convirtiéndose en pionera a nivel nacional, en el reconocimiento de la promoción de derechos del Pueblo Gitano”, destacó Elizabeth Infante de Juan y agradeció al municipio “por el permanente e incondicional apoyo a la promoción de la cultura y los derechos del pueblo Gitano”

El holocausto gitano es uno de los pilares de la identidad romaní moderna. Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis y sus colaboracionistas exterminaron a medio millón de gitanos, un genocidio que también abarcó a Yugoslavia. Tras la guerra, los gitanos yugoslavos se politizaron e incluso uno de ellos, Žarko Jovanović, superviviente de tres campos de concentración, compuso el himno oficial del pueblo gitano, donde alude a su experiencia.

Una vez presentado el vídeo y la proyección multimedia que narran la triste historia de un pueblo milenario, Elizabeth Infante de Juan sirvió a los presentes un té gitano, realizado con la receta de sus antepasados y que consiste en una infusión con té, canela y clavo de olor, que se sirve sobre un colchón de fruta natural picada

Para finalizar, le hizo entrega al subsecretario de Cultura, de un libro que contiene “Historias, Leyendas y Tradiciones Gitanas”, de una edición bilingüe Romanés/Español.

 

Etiquetas