Ante miles de fieles, se celebró la última misa del Triduo en solemnidad del Señor del Milagro

La misa estacional fue oficiada por el arzobispo de Salta, Mario Cargnello. El pueblo se prepara para renovar, en pocas horas, el Pacto de Fidelidad en el parque 20 de Febrero.

Esta mañana, el intendente de Salta, Gustavo Sáenz participó de la celebración del último día del Triduo con la Solemnidad del Señor del Milagro. La misa estacional se ofició en la entrada de la Catedral Basílica, donde se instaló un atrio especial y fue oficiada ante miles de salteños y peregrinos.

La ceremonia dio inicio con la interpretación de música barroca indoamericana interpretado por el coro de la Universidad Católica de Salta, dirigido por el maestro Jorge Lhez.

Tras la lectura del Evangelio, el arzobispo de Salta, Mario Cargnello, brindó la homilía al pueblo cristiano reunido en torno a la Catedral. Cargnello recordó que “la certeza de este amigo fiel, la del Dios que nos salva, es la que nos atrae, la que nos moviliza, para ponernos ante el Señor y sobre él depositar nuestra confianza. Esta tarde cuando renovemos el Pacto de Fidelidad, le vamos a decir sí ante esa Cruz que nos enviaste a través de los mares, para ser nuestro escudo y defensa. Los cristianos no tenemos otro camino que redoblar la apuesta a la locura de la Cruz, y en ella encontramos amor sin medida que se brinda apostando por la otra persona que lo ha ofendido”.

Y continuó: “fue un año con incertidumbre, pero nos llenó de orgullo el corazón la respuesta del pueblo ante el amor del Señor. Este año al terminar las fiestas en un día brillante como el que nos regala el Señor, volveremos a renovar la fe en la locura de la Cruz. Muchos han experimentado la Cruz, en la enfermedad, el dolor, en la división de las familias, en los problemas económicos, en la violencia que a veces nos golpea, en la injusticia, en la falta de esperanza cuando vemos a nuestros jóvenes reunirse en las esquinas y entregarse a la droga porque no saben a quién pertenecen y buscan en  el grupo la pertenencia, o no tienen futuro y buscan en la evasión acelerar el final. Pero mirando ese dolor, sabemos que un corazón que ama es un corazón que puede renovar la historia”.

Poco antes de finalizar la misa, el arzobispo Cargnello destacó especialmente la presencia de los miles de peregrinos que llegaron a Salta, movilizados por la fe, para participar de esta celebración.

Más tarde, y en un breve contacto con la prensa, el intendente Gustavo Sáenz, resaltó que “esta fiesta del Milagro nos enseña todo lo que la gran manifestación de fe y de amor del pueblo salteño puede lograr. Los peregrinos y salteños son movidos por el amor y la fe, y no importan las distancias que tienen que recorrer, tienen un destino, que es el encuentro con sus Santos Patronos. Esto nos muestra que el modo de llegar a algún lado es estar juntos, unidos, con un objetivo común”.

A la misa estacional concurrieron también el gobernador Juan Manuel Urtubey; el vicegobernador, Miguel Isa; el jefe de Gabinete, Luis García Salado; el secretario General de la Municipalidad, Juan Carlos Villamayor; el secretario de Gobierno, Ricardo Villada; el secretario de Modernización de la Municipalidad; Martín Güemes; la subsecretaria de Coordinación General de Museos de la comuna, Elena Cornejo.

Tras la culminación del oficio religioso, el templo fue cerrado para dar comienzo a la preparación de la procesión, que iniciará a las 15.15, con la participación de autoridades, instituciones y fieles. En primer lugar partirá la Cruz Primitiva, luego lo hará la imagen de la Virgen de las Lágrimas, y seguidamente las sagradas imágenes de la Virgen del Milagro y del Señor del Milagro. Comenzará así la procesión hasta el parque 20 de Febrero, donde todo el pueblo renovará el Pacto de Fidelidad con sus Santos Patronos.

Etiquetas