El área social del Plan Hábitat brinda oportunidades de desarrollo a los vecinos

A lo largo del 2017, el municipio y la Nación -junto a organizaciones sociales- llevaron adelante múltiples actividades en barrio Gauchito Gil, Bicentenario, villa Floresta y villa Juanita. Estas acciones de participación ciudadana para niños y adultos continuarán durante el 2018.

En los barrios Gauchito Gil, Bicentenario, villa Floresta y villa Juanita, la Nación y la Municipalidad llevan adelante el Plan Hábitat, ejecutando obras de mejoramiento en esos núcleos habitacionales que durante años vivieron postergados. El plan nacional tiene como fin mejorar la calidad de vida de los vecinos y brindar servicios como agua, cloacas, iluminación, drenajes pluviales, pavimento y cordón cuneta. Además de la regulación dominial para los vecinos que aún no tienen su escritura.

Sobre este tema, Guadalupe Colque, titular de la Secretaría de Desarrollo Social, indicó que a un año de la firma del convenio entre el gobierno federal y la administración municipal “se fortaleció el vínculo de los mismos vecinos teniendo como resultado un fuerte proceso de cohesión social”.

Durante el 2017, en cada barrio distintas organizaciones de la sociedad civil realizaron actividades educativas, recreativas y lúdicas nucleadas bajo la figura de “módulos”. En tanto, en forma paralela se avanzó en la construcción del espacio NIDO (Núcleo de Inclusión y Desarrollo de Oportunidades).

Cada módulo estuvo dedicado a una actividad particular. El módulo  ambiental tuvo como meta realizar acciones relacionadas al cuidado del medio ambiente, construcción de huertas orgánicas; el módulo deporte, organizó torneos barriales y clínicas deportivas para fortalecer lazos de convivencia, socialización y valores. En el módulo mujer se buscó promover la participación de las mujeres en el diseño integral de nuevos proyectos que permitan empoderarlas; el de cultura apuntó a potenciar las expresiones artísticas junto a destacados profesionales de la música y el módulo educativo habilitó espacios para que los niños y jóvenes obtengan herramientas educativas que acompañen el recorrido escolar, promoviendo su permanencia en la escuela.

En barrio Bicentenario

En simultáneo a la edificación del espacio NIDO, el equipo de Hábitat y Desarrollo Humano de la Nación junto a la Municipalidad realizó variadas actividades sociales. A través del módulo verde, y con el aporte de la Fundación CURAE, se impulsó la creación de huertas orgánicas en los domicilios particulares de vecinos.

En el módulo mujer, la Fundación para la Integración Federal (FUNIF) brindó charlas sobre perspectiva de género, y talleres para el empoderamiento de las mujeres emprendedoras además de clases de computación personalizada.

La Asociación La Minga ofreció actividades para los niños en el módulo cultura, y desde el Área de la Mujer, el Programa de Contención Infantil (PROCOIN) desarrolló acciones recreativas y educativas para los más pequeños.

Barrio Gauchito Gil

A lo largo del año pasado, mediante el módulo verde la Asociación de Amigos del Árbol, Parques y Bosques Nacionales llevó adelante actividades de reciclado de juguetes para los más pequeños y puso en marcha la creación de huertas orgánicas comunitarias en casas de vecinos del barrio y en el merendero “Los Ángeles”.

En tanto, a través de la unidad cultura, la Asociación MANOS ofreció a los adultos talleres de oficios como electricidad y manualidades, y para los más chicos dictó clases de danza caporal y apoyo escolar.

La Fundación Capitales Solidarios trabajó con los módulos educativo, deportivo y de la mujer acompañando a los más chicos en las trayectorias educativas con clases de apoyo escolar, juegos recreativos y deportivos.

También en el módulo mujer se puso en marcha una serie de encuentros donde se habló de las situaciones de consumo problemáticas. Y, desde la Secretaría de Desarrollo Social, se brindó el curso de peluquería social donde participaron todas las vecinas del barrio aprendiendo cortes y peinados.

Villa Floresta

Tras 60 años de existencia y de no contar con servicios básicos, el aporte de Nación y de la Municipalidad permitió que los vecinos mejoren paulatinamente su calidad de vida.

En el módulo verde, la  Fundación Nahuael impulsó a los vecinos a crear las huertas orgánicas familiares y la plantación de árboles autóctonos y plantas ornamentales en los espacios verdes.

En el módulo mujer, la Fundación para la Integración Federal (FUNIF) puso en marcha una serie de actividades referidas a la eliminación de la violencia contra la mujer y en cada una de ellas se concientizó sobre la perspectiva de género. Además se potenciaron los encuentros de emprendedores barriales con el fin de promover un polo económico basado en principios de autonomía y economía comunitaria.

Villa Juanita

Los equipos de agentes municipales y sociales llevaron adelante durante los últimos meses encuentros vecinales de participación ciudadana.

La Fundación Programas Sociales Comunitarios Padre Martearena junto al Club de Abuelos y el Grupo Comunitario Alas, comenzaron a desarrollar acciones de impacto positivo en la comunidad, siendo este el último barrio donde se puso en marcha el Plan Hábitat. Además se dictó un taller de peluquería social y a través del programa Ecopan se brindó capacitación para que las mujeres del barrio comiencen a elaborar productos de panificación caseros.

Para este año 2018 se renuevan los desafíos para seguir ayudando a los vecinos a tener una mejor calidad de vida.

Carmen Bravo, a cargo del Plan Hábitat en la ciudad, contó que durante las vacaciones de verano, todas las actividades continuarán para que la misma comunidad sea parte de las acciones de mejoramiento social de la que son parte.

Por último, Gabriela Masmut, subsecretaria de las Organizaciones de la Sociedad Civil, indicó que las entidades además de funcionar cerca de los barrios mencionados, tienen un trabajo comprometido para que la comunidad barrial pueda crecer en términos sociales y económicos.

Etiquetas