Ante el calor intenso, evitar la exposición entre las 11 y las 17 e hidratarse en forma constante

La Subsecretaría de Prevención y Emergencias recordó la necesidad de tomar recaudos especiales ante las altas temperaturas, especialmente adultos mayores y niños, para evitar el golpe de calor. 

Las altas temperaturas no dan tregua. Con registros propios del verano, la ciudad soporta más de 30 grados y urge la necesidad de adoptar algunas precauciones para evitar posibles golpes de calor.

Nicolás Kripper, subsecretario de Prevención y Emergencias de la Municipalidad, recordó una serie de recomendaciones que es conveniente tener en cuenta.

La hidratación constante es muy importante en días de altas temperaturas, sobre todo en aquellas personas que por razones de trabajo deben pasar largo tiempo bajo la exposición solar.

“Si el cuerpo no recibe un tratamiento inmediato, el golpe de calor puede agravarse convirtiéndose en una insolación que requiere atención médica inmediata. Con más razón, si se trata de alguno de los grupos de riesgo como son adultos mayores y niños”,  destacó Kripper.

Las altas temperaturas provocan deshidratación y malestar y un mayor riesgo cardiovascular. Esto es provocado por el descenso de la presión arterial y la vasodilatación excesiva. Estas señales corporales son lo que habitualmente se conoce como “golpe de calor”.

Los síntomas del golpe de calor son sed, fatiga, disminución del apetito, piel roja, mareos, disminución de orina, sensación de pérdida de fuerza e, incluso, de desvanecimiento.

Si una persona presenta alguno de estos síntomas, se recomienda acostarla, aplicarle compresas frías, utilizar un ventilador para bajar la temperatura, elevar los pies y, principalmente, hidratarla.

Recomendaciones

-Evitar actividades al aire libre entre las 11 y las 17

– Hidratarse adecuadamente siempre; beber al menos 3 litros de agua diarios

-No iniciar dietas adelgazantes extremas

-Ingerir alimentos variados, livianos, ricos en proteínas magras, vegetales, frutas

-Prestar especial atención a los mayores de 65 años y a menores de 5

-Chequear con el médico, si es necesario, la necesidad de realizar cambios de dosis de medicamentos con efecto cardiovascular.

-Al realizar cualquier tipo de ejercicio físico es importante beber 1 ó 2 vasos de líquido 15 a 20 minutos antes e intentar beber líquido mientras se ejercita. Al final de las rutinas de entrenamiento, ingerir líquido aunque no se tenga sed. Se calcula que al ejercitar se debe beber entre 3 y 6 vasos por hora

-Si se tiene pensado salir al exterior y exponerse a altas temperaturas, usar ropa cómoda, holgada, de algodón que facilite la evaporación por la piel

-Procurar permanecer en lugares frescos y ventilados.

Etiquetas