Primera Mesa de Trabajo de Mujeres Migrantes

Abordar las migraciones con una perspectiva de género implica analizar los derechos y legislaciones en los planos nacional, internacional y regional, los problemas que enfrentan las mujeres migrantes, el diseño de políticas públicas y los procesos de ciudadanización en Salta.

Se realizó ayer la primera Mesa de Trabajo de Mujeres Migrantes, organizada por el Programa de Comunidades Migrantes, a cargo de Gabriela González, dependiente de la Subsecretaría de Contenidos, Participación Ciudadana y Asuntos Estratégicos, y la Subsecretaría del Área de la Mujer, que encabeza Gabriela Gaspar.

Estuvieron presentes los cónsules de Bolivia, Mónica Álvarez; de Uruguay, Marisa Faccio; de Perú, Arq. Rosa Elena Reyes Ramos; de Chile, Enzo Barra Navas y la vicecónsul de Paraguay, Judith Marecco. La actividad se desarrolló de manera virtual, a través de la plataforma Zoom.

En la oportunidad, se trabajó sobre la situación regional de las mujeres migrantes respecto a la violencia de género y su inserción laboral, a los fines de generar una base de datos del circuito y permanencia de mujeres migrantes en la ciudad de Salta.

Durante el encuentro, se indicó que se parte de una base sesgada en que se considera que las circunstancias de las mujeres migrantes son el resultado de la migración laboral y la reunificación familiar que supone que el lugar de las mujeres está centrado en sus funciones en la casa y en el entorno doméstico, en la esfera de la reproducción y en el alto número de hijos, como parte de estereotipos sobre los roles de género estigmatizados y naturalizados.

Sin embargo, las mujeres son las principales depositarias del patrimonio cultural de origen, lo cual, en cierta medida, constituye parte de la especificidad de la experiencia migratoria de la mujer (OIM-ONU, 2010). Las participantes de la Mesa de trabajo resaltaron la importancia de las mujeres en la producción y reproducción de la vida social y económica a partir de la construcción y resignificación de sus prácticas culturales.

También se hizo referencia a la función de bisagra entre el lugar de origen y el de destino, a través de dos actividades fundamentales: la reproducción material y simbólica de la cotidianidad y el sostenimiento de las redes de apoyo tanto económicas, como sociales y culturales, claves para la afirmación identitaria del grupo.

La feminización de las migraciones lleva a plantear su presencia pública, incorporando interrogantes sobre cuáles son esos mecanismos de visibilidad emergentes, sobré cómo llegan al país, si lo hacen a partir de relaciones familiares o redes de proximidad previas; en el caso de estar en pareja, si cuentan con documentación en regla que no las exponga a trabajos precarios e informales, bajos salarios e inseguridad social.

Durante el encuentro se abordó el tema de las migraciones con una perspectiva de género, que implica analizar los derechos y legislaciones tanto en los planos nacional como regional e internacional, los problemas jurídicos y psicosociales que encuentran y enfrentan las mujeres migrantes y su entorno en los países de origen y destino, el diseño de políticas públicas y los procesos de ciudadanización en Salta.

Esta Mesa de trabajo se desarrolló en el marco de las actividades del Día del Inmigrante que se conmemoró el sábado 4 de septiembre.